TRALLO el topo

______________TALPA EUROPAEA – TOPO COMÚN_______________

 

INTRODUCCIÓN.- La mayoría de la gente tiene una vaga idea en relación con la naturaleza de este animal, incluso científicamente se conoce muy poco. Esto se debe quizás al medio donde vive el topo, siempre bajo tierra. Es complicado mantenerlo en cautividad por su gran apetito.

Tras haber consultado diferentes fuentes de información, además de haber observado directamente los hechos del topo, creemos poder concluir lo siguiente sin temor a cometer grandes errores.

El topo se encuentra en casi toda Europa, en Asia, África meridional y Norteamérica. Sus variedades son muy numerosas (se habla de unas 30 especies de topos por todo el mundo), pero es posible que existan más especies que se desconocen. Los hábitos son similares en todas ellas, con raras excepciones en alguna que otra variedad.

Aquí vamos a centrarnos en la TALPA EUROPEA.

 

ASPECTO FÍSICO.- El topo no es de la familia de los ratones, sino que pertenece al orden de los mamíferos insectívoros, que quiere decir ‘comedores de insectos’.

Mide entre 12 y 18 cm. Pesa de 60 a 130 gramos. Tiene unos dientes agudos, parecidos a los de los gatos; un hocico largo, movible, que nos recuerda al de un cerdo, desnudo casi totalmente a no ser por unos cuantos pelos, de los que proviene la mayor parte de su información sensorial (tacto). Algunos biólogos creen que tienen sensores eléctricos y magnéticos muy pequeños en la nariz que les permiten andar por su mundo oscuro.

El topo vive en un mundo sensorial que está dominado por el olfato y el tacto.

Sus ojos, que son extremadamente minúsculos y que consisten básicamente en una membrana muy fina, están situados detrás del hocico y ocultos en el pelaje, y sólo le sirven para detectar la claridad.

Aunque no tiene orejas, sólo unos agujeros recubiertos por la piel, su oído es agudo.

Su cabeza ancha y deprimida está seguida inmediatamente de un cuerpo cilíndrico cubierto de un pelo suave y muy denso, de color oscuro, a veces negro. ¡El pelo del topo es tan particular!: es más gordo en el centro del filamento que en los extremos, lo cual le ayuda a estar libre de suciedad y también del agua. Además, al no ofrecer resistencia en ningún sentido, el topo puede moverse con toda libertad en sus galerías. Las patas delanteras son fuertes y robustas, y tienen la forma de un par de remos que se dirigen hacia afuera del cuerpo. Las manos son grandes y casi redondas, con dedos y uñas fuertes, y están preparadas para cavar lo que haga falta.

Las patas traseras son más largas y sencillas, parecidas a las de los ratones. Su función principal es la de empujar al topo hacia adelante mientras las delanteras están cavando.

Debido a la construcción especializada de hueso y músculo, el topo puede ejercer una fuerza lateral al cavar equivalente a 32 veces su peso corporal (Arlton, 1936).

Termina su cuerpo en un rabito corto, cubierto de pelos tiesos y duros. Estos pelos son sensoriales y pueden recibir información de las vibraciones que pasan a través del suelo, pero no tienen demasiada trascendencia para el topo.

 

ALIMENTACIÓN.- La base de su alimentación son las lombrices, pero también come insectos, gusanos y larvas. El topo es un animal que está activo de noche y de día. La investigación actual dice que el topo duerme y trabaja en intervalos de cuatro horas. Se mantiene más activo por la mañana temprano o al anochecer, pero eso no quiere decir que no esté en actividad el resto de las horas, incluso de noche, y durante todo el año. Tanta actividad le produce un gran apetito. El topo puede comer hasta un 70% o un 100% de su peso corporal cada día; de ahí su fama de “comedor insaciable”. De hecho, no aguanta muchas horas sin comer. La despensa se encuentra cerca de su acolchado lecho invernal. Como es muy previsor (y tiene que serlo), almacena cientos de lombrices a las que muerde justo en el sistema nervioso para mantenerlas rígidas pero vivas y que no puedan escapar; así, se asegura alimento fresco en caso de apuro.

Como dato curioso, diremos que el topo europeo se diferencia del americano en la característica dentaria. En América no había gusanos hasta que fueron introducidos de Europa, con lo cual el topo americano aún se está adaptando a la nueva fuente de alimento y no demuestra esta capacidad de almacenamiento.

 

REPRODUCCIÓN.- La hembra tiene dos camadas por año, en cada una de las cuales da a luz entre 3 y 6 crías, después de un período de gestación que dura de 4 a 6 semanas. Las crías pesan 3,5 gramos y nacen sin pelo y ciegas.

Transcurridos los primeros 14 días de vida, les crece el pelo, y cuando cumplen los 22, empiezan a espabilar del todo. Tanto el macho como la hembra se ocupan del cuidado y del mantenimiento de las crías (si la hembra muere, el macho las abandona). Son amamantadas por la madre durante un mes, al cabo del cual pueden llegar a pesar 80 gramos. Al cabo de dos meses empiezan a cavar por su cuenta y alcanzan la madurez sexual al cabo de un año. Pueden llegar a vivir de 3 a 5 años, dependiendo de su salud.

 

HÁBITOS.- Se sabe que el topo es un animal solitario; incluso tienen peleas entre sí que pueden ser mortales. Vayamos un poco más allá y hablemos de las investigaciones hechas por Donal y Lillian Stokes, que describen en su libro Animal Tracking and Behavior (1986). Los topos adultos son animales solitarios que evitan el contacto con otros topos. Sin embargo, hay por lo menos dos excepciones. Una de ellas se da cuando las hembras están en celo y los machos andan en su busca. Incluso después de aparearse, pueden estar circulando más o menos juntos durante varias semanas. La otra excepción consiste en que algunos túneles son utilizados de vez en cuando por varios topos; dichos túneles son, en este sentido, como nuestras carreteras. Los autores continúan diciendo que este uso comunal sugiere que el sistema social de estos animales puede ser más complejo de lo que nosotros pensamos. Es más, nuestra experiencia también nos dice algo así: nos ha ocurrido que, en terrenos con destrozos causados por el topo, el movimiento ha cesado al atrapar a uno. Y otras veces, en zonas semejantes o más pequeñas, hemos atrapado hasta 14 topos en menos de un mes.

Viven bajo tierra y apenas se les ve fuera de ella. Al topo le gustan las tierras ligeras, bien drenadas y algo húmedas. Construye dos tipos de galerías subterráneas que se unen entre sí:

Superficiales y profundas

- Los pasadizos superficiales son utilizados más bien en verano, sobre todo después de lluvias cálidas. A medida que los va abriendo (en busca de alimento), el topo va dejando en la superficie el terreno abultado hacia arriba. Son esas líneas de tierra donde se hunden los pies cuando las pisamos. Pueden ser muy extensas.

En estas galerías, si se considera necesario, el control del topo es fácil.

- Los canales profundos se utilizan durante todo el año como nido y como despensa. Normalmente, el topo escoge las zonas alrededor de las raíces de los árboles. Cuando trabaja en estas galerías, de vez en cuando saca para afuera la tierra que le sobra, con lo que se acaban formando en la superficie esos montículos de tierra tan característicos que nos indican las labores del topo. Estos montículos también forman respiraderos que sirven para incrementar la cantidad de oxígeno en las galerías.

Oken, que mantuvo a un topo en una caja de arena durante tres meses, observó cómo el animal trabajaba casi tan rápidamente como un pez se mueve por el agua. ¡Impresionante!

Así como tiene un tacto sorprendente, unas patas pala tan útiles como la mejor herramienta y una piel protectora mágica, también tiene dos veces más sangre y hemoglobina que otros mamíferos de su tamaño, lo cual le permite una respiración fácil en su medio subterráneo, bajo en oxígeno y alto en dióxido de carbono (Arlton, 1936).

Por lo tanto, este animal está adaptado a la vida subterránea como ningún otro. Aquí en Galicia y en el norte de España es muy abundante, podemos encontrarlo en cualquier sitio: en prados, céspedes, cultivos...

No tiene muchos enemigos. Entre ellos podemos citar al hombre, los gatos, los perros o los zorros (que normalmente no se lo comen).

Emite un chillido suave que se vuelve más intenso cuando entra en combate.

 

PERJUICIOS Y BENEFICIOS DEL TOPO.- Cuando veamos algún daño en la superficie del terreno, primero tenemos que determinar si el topo es el verdadero culpable.

El topo es un mamífero que come insectos; no come raíces ni bulbos, aunque se le culpe a menudo. Por lo tanto, controla a los insectos indeseados de un modo natural. Con los túneles que construye, cambia partículas y materia orgánica del suelo, lo que contribuye a una mejor aireación.

El mayor daño que causa el topo, aparte del estético en céspedes y jardines, se deriva de su afán por cavar, porque separa la tierra de las raíces de la planta y deja a ésta sin alimento. Por otro lado, los túneles que excava el topo son utilizados por otros animales (de la familia de los ratones) que sí comen las raíces de las plantas.

Está en cada uno de nosotros sopesar los daños y los beneficios de este curioso animal para ser consecuentes y no romper el equilibrio de la naturaleza.

 

CURIOSIDADES.- Al topo se lo confunde muchas veces con el topillo mediterráneo (Microtus duodecimcostatus). Aunque físicamente no se parecen en nada y ni siquiera son de la misma familia, el topillo también lleva una vida subterránea y construye canales superficiales. Sin embargo, es herbívoro y come tubérculos y raíces de plantas, por lo que puede llegar a ser un auténtico problema.


 

 

 

principal